Bitácora 3: fin de la orientación y llegada a Bad Bramstedt

Buenas y no tan santas!

No estaba muerta che! Namas me hice desear un poquito mentira, moría de ganas de escribir pero no tenía oportunidad. Vuelvo a escena con muchas cosas para contar así que arranco de una:

Lo último que supieron de mí fue que estaba arrancando con mi orientación. Bueno, las tres semanas se me pasaron volando y todo pasó de ser un “meh, todavía queda bocha de tiempo” a un “TE VAS MAÑANA PELOTUDA NO TENÉS NI EL BOLSO HECHO Y TENÉS QUE DECIRLE CHAU A HUGO* CORREEEEEEE”. 

En el curso aprendí muchísimo. Tanto en la clase de alemán como en la de cultura.  En esta última hicimos actividades re interesantes que a mi me sirvieron muchísimo. Me saqué de encima un montón de miedos y de prejuicios, aclaré dudas y me propuse nuevas y mejores metas. Entre las actividades que hicimos estuvo el rally que consistía en que en parejas teníamos que cumplir “mini-misiones” por la ciudad, ubicándonos solos prestando atención a los carteles, las calles y las paradas de colectivo y volviendo a una hora determinada a la escuela. Me pareció un ejercicio excelente y muy útil.   También tuvimos una excursión a Hannover que estuvo buenísima, otra vez con el mismo formato de “independecia”.

El último día hicimos una fiesta con las profesoras y las familias. Nos juntamos en grupos el día anterior para hacer comidas típicas de nuestro países. Agustin (el otro chico de Argentina) y yo obviamente hicimos empanadas, los mexicanos prepararon tacos y quesadillas y los chicos de Ecuador que no tenían ganas de hacer un locro se encargaron del postre y las ensaladas. Comimos, bailamos, jugamos y la pasamos bien. Y cuando llegó el momento de decir chau nos despedimos con un abrazo y un “nos vemos pronto, no se pierdan en la estación de tren, hagan muchos amigos en la escuela”.

Despedirme de los Rogel fue lo más difícil. Carajo que me había encariñado. No se dan una idea de lo hermosos que son. Fueron super amables y me ayudaron un montón a adaptarme y aprender. Pero con la valija en la mano y lagrimas en los ojos nos dijimos chau y hasta pronto me hicieron jurar y re jurar que los iba a ir a visitar. 

Tuve un viajecito en tren de dos horas aproximadamente desde Hannover hasta Neumünster durante las cuales lo único que hice fue manijear. Que ya estás llegando, que vas a conocer a tu familia, que mira si no te quieren, que mira si no entendés nada de alemán, que mira si no te gustan, que mira si la gente de la escuela es mala y una larga lista de etcéteras. MAL MAL MAL por supuesto, era exactamente lo opuesto a lo que tenía que hacer. Cuando el tren POR FIN paró en mi estación yo ya era un manojo de nervios. Pero afortunadamente ahí nomás, al lado de la puerta estaban los  ansiosos Schürer esperandome con una pancarta y 6 sonrisas.

14317345_1099414416813500_599915895686759651_n
De izquierda a derecha: Linus, Dirk, Kilian, Hanna y Fynn. Falta Jutta que estaba tomando la foto

La familia Schürer está compuesta por Dirk y Jutta, papá y mamá, Yannick, el hijo mayor que vive en otra ciudad, Hanna, Fynn, Kilian, Linus y Merle la pequeña y hermosa perrita. 

Apenas llegué me di cuenta de que toda la película que me había armado era completamente inútil. Son una familia hermosa, super alegres y bastante payasos así que encajo bien acá. Además me tienen muchísima paciencia con el idioma imagínense que hablo alemán a 2 km por hora 

Comparto habitación con Hanna y voy a la escuela con Kilian y Linus. Afortunadamente Kilian va al mismo mismísimo curso que yo, así que estoy con el todo el día. Es un amor de pibe y hace lo posible por que me sienta cómoda y me integre bien. Me presentó a sus amigos que no solo van al mismo curso que nosotros sino que, oh casualidad SON NUESTROS VECINOS. En mi curso también me “hice amiga” de dos chicas que se sientan al lado mio, re dulces también.

Hablando de la escuela, estoy completamente en bolas. No solo es todo totalmente diferente sino que es alemán constante sin recreos para hablar en español. eso que escuchan es mi corazón rompiendose. Estoy en un Gymnasium* en un plan de 13 años y curso el 12°, eso significa dolor y sufrimiento, claramente. Bueno, no tanto solo mucha tarea.  Una buena: el primer tiempo estoy eximida de las tareas porque soy totalmente incapaz de hacer algo, ni siquiera puedo seguir el hilo de la clase excepto en la clase de inglés, creo que mis compañeros conocen mi voz porque me escuchan hablar ahí todo lo que no hablo el resto del día, así que me dedico a estar sentada en silencio y me esfuerzo en no dormirme porque, aunque en un principio no lo creía, el simple hecho de estar tratando de entender una conversación entre dos personas me agota terriblemente. Me duermo todos los días super temprano, aun más que antes. 

Llega un momento del día en el que solo escucho sonidos. Es como si mi cerebro dijera “bueno mami, hasta acá llegué, ni que me pagaran tanto para tenerme acá explotado, ni nos vimos” y dejo de entender TODO Mabel, se te ve arruinada. No es como si entendiese TAAAAANTO durante el día pero cazo algunas palabras o me doy una idea sobre lo que dicen; cuando se me apaga la cabeza lo que antes era una conversación sobre algo de política se convierte en un montón de ruiditos. EL esfuerzo que hago por no reirme en la cara de la gente EL SEÑOR ESFUERZO. 

Sin embargo de a poco va queriendo. Yo me imagino una manivela toda oxidada en mi cabeza, que si le hacés mucha fuerza, gira pero de a poco. Can I hear an amen? 

Mi primer semana acá pasó bastante rápido y mi cumpleaños no se hizo rogar. El jueves 15 a la noche estaba sentada en el sillón haciendo nomeacuerdoque cuando mi mamá se acercó y me dijo que a partir de ahora no tenía permitido estar abajo hasta mañana. Imaginen mi cara de khé. La mire a mi hermana pidiendo ayuda porque quizás había entendido mal el alemán pero no, efectivamente estaba siendo desterrada del living AHNOOOOO Hanna me explicó que es algo familiar que la noche antes de tu cumpleaños no se te permite estar abajo porque la familia suele preparar algo para vos y no tiene sentido si estás ahí metido, chusmeando. Así que agarre un helado y me fui arriba, total, cuchillito que no corta.

Al día siguiente Linus me tocó la puerta para avisarme que ya podía bajar. Y abajo me encontré con toda la familia en pijama (las seis de la mañana Mabel) y cantándome el feliz cumpleaños, toda la sala decorada con globos carteles y muchos muffins y regalos en la mesa awwwwwwwwwwww. Así que cantamos, comimos y cada uno se fue para su respectivo trabajo/escuela. 

Cuando volví de la escuela me puse a cocinar, ya habíamos acordado que les iba a hacer empanadas para que prueben algo argentino. Como acá no venden tapas, llegué a amasar con lo que me gusta cocinar a mi por favor arranqué a la una y recién a las cinco metí las empanadas al horno. A LAS CINCO. Cinco y media vinieron mis invitados, o sea Enrico (el vecino/amigo de mi hermano ((que parece ser el mejor amigo de todos mis hermanos y a veces de mis papás))) y Aimee y Lisa (las dos chicas dulces que se sientan al lado mio) así que éramos nosotros más toda mi familia, alto batallón. Las empanadas les encantaron y la música latina que les puse también Aprendieron un par de malas palabras y la pasé hermosooooo.

Eso fue ayer, estoy re contenta.

Les voy adelantando que 1) uno de mis regalos de cumpleaños fue una entrada para un concierto de Nickelback, así que van a escuchar de eso y 2) también vamos al Oktoberfest papáhhhhhhhhhh pero es en la próxima entrada

También voy a hacer una entrada hablando de la cultura y la vida acá, no de mi. Me imagino que será mucho más interesante que leer lo hago yo jajajaja Tengo bocha de cosas para hablar, tambien dentro de estos días la saco, atentis.

Por ahora, todo eso. Gracias por pasar a leer 🙂

Beso grande acompañado del calorcito del verano

Luna, tratando de tranzar con mi cerebro para que levante el paro.

 

1*Hugo era el papagayo de la familia Rogel, estoy profundamente enamorada de él. Hasta parecía un pikachu.

2* En Alemania existen tres tipos de escuelas separadas por calidad y exigencia educativa. Hauptschule (el nivel más bajo), Realschule (el intermedio) y Gymnasium (el más alto)

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Abuela Ana dice:

    Hermosas noticias Lunita, pasè del llanto a la carcajada y me encanta esta locura de vida feliz y difìcil que estàs viviendo, Te quiero muchomuchomucho. Acordate de lo que te dice esta abuela: algùn dìa se aprende el alemàn y sin darte cuenta estas conversando en alemàn como si fuera argentino.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s