Bitácora cinco: el menjunje 1 de 2

—————ACLARACIÓN—————

Divido la bitácora en dos partes porque como pasó tanto desde la última vez que escribí se me hace muy largo para poner todo en una sola entrada.

No estoy muerta, andaba de parranda!

Bueno, la verdad es que había decidido esperar hasta después de las vacaciones para escribir de vuelta (porque la verdad que mis vacaciones no estuvieron reeeee interesantes) y al final me colgué.

Así que recapitulando… después del Oktoberfest, arrancaron las vacaciones, dos semanas. “¡Joya!” pensé, “ahora voy a poder pasar más tiempo con mis amigas y salir a hacer cosas”… pequeña ilusa… 

Lo cierto es que mis amigas se fueron de viaje y al parecer todos mis otros conocidos también, así que en definitiva me la pasé mucho adentro. Mi familia se apiadó de mi un día y me llevaron a conocer Hamburgo (deben haber estado podridos de escucharme decir que estaba aburrida) y un poco para que aprenda a manejarme en la ciudad, con el transporte público y demás. Como broche de oro dimos un paseo en un barco ENORME por el río Elbe, el río principal de Hamburgo (1165 km de largo) donde se desarrollan una gran cantidad de actividades como ser el famosísimo “Fischmarkt” o mercado de pescado, paseos en botes y barcos, puestos de comida, artistas callejeros, estatuas vivientes y más.

Dato interesante: desde la salida de la estación de subterráneos y por toda la orilla del río hay varios puentes con rejas donde la gente pone candados de amor con nombres o fechas. Hay tantos que se volvió una tradición para los más melosos. Paris quién te juna? 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hamburgo me intimidó un poco, es una ciudad enorme. Pero me re ceba que haya tantas cosas para hacer y siempre artistas en la calle. Así que me hice auto-prometerme que iba a aprender a usar el tranposte público sola para manejarme ahí y poder ir cuando quiera.

Como se imaginarán, yo estaba deseando que las vacaciones de terminen.

baile
Yo, el día que volvimos a clases

Desde entonces hasta ahora, los sucesos más o menos importantes son:

  • Halloween: 

Fuimos a una fiesta de cumpleaños que caía el mismo fin de semana de Halloween y la consigna era ir disfrazados (menos mal, si cumplís cerca de esta fecha MÁS TE VALE HACER FIESTA TEMÁTICA). En sí, estuvo buenísimo: tenían karaoke, metegol, salón de deportes (el 85% de los invitados eran compañeros de fútbol de la cumpleañera), comida, alcohol, golosinas, estaban todos disfrazados y buena onda.

Aun así, me sigue llamando la atención un par de cosas, por ejemplo: nadie bailó NUNCA. Ahora, yo sé que acá no es algo tan popular y que a la mayoría de la gente no le gusta pero cheee, que es una joda si nadie baila?

Todos llegan termprano y se van temprano. Y si no me creen diganme ustedes si llegar a las 7 e irse a las 9 no es temprano. (agrego que en los boliches arrancan a las 9 o por ahí y a las 2 de la mañana a más tardar ya cierran. AH! y si sos menor, necesitas una hojita firmada por tus padres y por alguien mayor de 18 años que se haga cargo de vos mientras estás ahí)

En definitiva, se juntan a tomar algo y charlar un rato pero también a quedarse sentados en silencio usando el celular. Ese momento incómodo donde todos están con el celular y vos querés charlar con alguien pero nadie te mira.

En fin, me gustó, no se crean que no, solo que las diferencias son sarpadas como para no comentarlas.

14925726_1152434614844813_8968665814107052972_n

  • Kiel:

Esto en realidad fue una salida a la casa de una amiga de mi hermano para ver toda la saga de El Señor de los Anillos de un saque porque mis hermanos son adictos y tanto Lee (esta amiga) como quien les habla no la habíamos visto nunca. Como todos saben, las pelicLAS EDICIONES EXTENDIDAS EN CALIDAD BLU-RAY CON COMENTARIOS DEL DIRECTOR Y EFECTOS AGREGADOS (leáse con la emoción con la que mi hermano lo dijo, por favor) duran poco más de una hora y media cada una y para cuando terminamos de verlas todas, era relativamente tarde para volver a casa (consideremos que está anocheciendo fuerte todos los días a las 16:30) así que hicimos tipo pijama-party sin pijama y dormimos todos en los sillones, envueltos en mantas, una aventura jajaja. 

Al otro día, aprovechando que ya estábamos ahí salimos para que yo conozca Kiel, que es bastannnnnnnnte grande. Me preguntaron si quería ver la playa y yo, pensando en la “playa” de un río enorme que habíamos visto cuando llegábamos, dije que si y salí re contenta a ver el río. Imaginen mi cara cuando me bajé del auto y me encontré cara a cara con una playa posta de un mar posta con agua salada posta. Imaginen ahora como grité cuando ví la primer aguaviva (o medusa como a algunos les gusta decir) No sé que onda, habían decidido hacer suicidio masivo y estaban todas desparramadas por la playa. Yo estaba entre maravillada por los colores y un poco asustada todavía (nunca había visto un aguaviva okey? no me juzgen :’c) hasta que mi hermano me destruyó el momento cuando soltó un “la playa está siempre así,cuando erámos chicos las agarrábamos y nos las tirábamos” jajajaja

Por supuesto también hicimos sesión de fotos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta va a aparte porque lo que pasó es muy genial:whatsapp-image-2016-11-25-at-12-45-53-7                                            Fynn: Ahora todos digan “Argentina apesta!”

Todos: ARGENTINA APESTA!

Yo: Argentina ape…HEY! 

*FLASH*

  • DOM en Hamburgo:

Es un evento que equivale al Oktoberfest de Múnich pero para Hamburgo y se celebra tres veces al año. Tiene montañas rusas y todo tipo de juegos, puestos de comida típicos de Alemania, conciertos o shows en vivo y demás. Está abierto todos los días desde el medio día hasta la noche y cada tanto hay algún evento especial, como una feria medieval o una exposición de algo. Y por supuesto, cerveza 😉

Vino mi hermano más grande de visita desde Múnich y fuimos en patota para allá. OBVIO también hicimos sesión de fotos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • Hamburgo, la revancha:

Tengo una amiga intercambista de Argentina viviendo en Hamburgo y no puede ser que la tenga tan cerca (Hamburgo me queda a una hora en metro) y no la vaya a visitar. Así que arreglamos para juntarnos un finde para ir a una feria de pulgas. Yo pregunté con anticipación a mi familia para que me ayuden a ver que transporte me tenía que tomar y dónde tenía que cambiar y demás para no terminar perdida. Le dí el nombre de la estación donde mi amiga y yo nos íbamos a juntar (Trabreenbahn Bahrenfelder) y me dieron un mapa y me desearon buena suerte.

Así que salí, medio con miedo pero sabiendo que era algo que tenía que enfrentar en algún momento. En total tenía que tomar tres Ubahn diferentes hasta llegar a destino. 

recorrido 1.jpg

1) mi casa. 2) primer cambio 3)segundo cambio 4)MAIAMEEEEEEEEE

Hasta ahí no se ve tan difícil, no? Pero esperen, se pone mejor.

Llegué hasta destino, después de casi perder uno de los trenes y salvarme de tener que esperar 40 minutos al próximo, sientiéndome una campeona. Llamé a mi amiga para preguntarle donde estaba y me dijo que seguía en el colectivo. Así que me compré un muffin y me senté a esperar. Me llama 10 minutos más tarde que ya había llegado y buscamos un lugar para encotrarnos. 

-Bueno, te espero en la puerta de salida.

-Qué puerta boluda? es una parada de cole, no hay puertas acá.

-Si, pero yo vine en subte. Espera que pregunto dónde está la parada de cole y te llamo otra vez.

Le pregunté a la chica que me había vendido el muffin y me respondió: “Ay, vos sabés que esto me pasa todos los días. Hay dos estaciones en la ciudad que tienen el mismo nombre, una es de Ubahn y una de colectivo y están una en cada punta de la ciudad. Todos los días llegan personas perdidas preguntando si están en el lugar correcto y todos los días los tengo que mandar de vuelta. No entiendo por qué no les cambian el nombre y listo. Tenes que volver hasta la estación central y preguntar ahí”

shit
Yo

Así que eso hice (sería el punto tres en la imagen de arriba) y le pregunté a la gente. Todos me mandaban a tomar el mismo tren del que me acaba de bajar y nadie sabía como llegar hasta la otra estación. Encima yo no tenía ni idea de donde estaba.

Cuando por fin encontré la oficina de atención al cliente e hice una larga larguísima fila. La mujer amablemente me imprimió otro mapa con las indicaciones para llegar, ahora si, tomando un colectivo. 

2.jpg
1)La estación TRU-CHA. 2)Estación central (otra vez). 3)Ahora si, MAIAMEEEEE

El viaje en cole tardó como cuarenta minutos más, en definitiva llegué casi dos horas tarde. La pobre Flor, que me esperaba cagada de frío, se acercó a una panadería para juntar calor con tanta suerte que el dueño se enamoró perdidamente de ella y le regaló UNOS SANGUCHES DE MILANESA CHICOS SI ESO NO ES AMOR YO YA NO SÉ MÁS NADA. Así que cuando llegué, después de los abrazos emotivos de reencuentro y el alivio de saber que no iba a morir perdida en Hamburgo, nos tomamos oooootrooooo cole (para cuando arribé la feria había cerrado hace rato jajajaja) hasta una zona medio de shopping, nomás para hacer algo porque ahí ya no había nada más y Flor quería huir del panadero, y a comer nuestras milanesas <3. 

A la vuelta ya la tenía re clara con el transporte y no tuve mucho problema para volver. La que si tuvo problemas fue Aitol, una estudiante de 22 años de Kirguistán que se acercó a pedirme ayuda para encontrar su tren, que casualmente era el mismo que el mío. Este encuentro me parece particularmente especial por como se fue desarrollando todo:

Lo primero es que como yo no podía pronunciar su nombre (no intenten porque se pronuncia totalmente diferente a como se leería en español) me dijo que significa “Luna” en kirguís. Casímemorí. y cuando yo le dije que mi nombre significaba lo mismo en español, ambas supimos que una gran amistad estaba por comenzar ahre no. Charlando me enteré que es una estudiante de agricultura y que esta en Alemania hace seis meses haciendo un práctico sobre la basura biodegradable y como implementarla en el campo porque el sistema agricultor acá es muy sarpado. Ya vivió en Múnich, Dresden y Colonia y se mudó a esta zona hace un mes. También me contó que habla, además de kirguís y alemán, turco, arabe ruso e inglés mecaídeculo. Ella es musulmana, así que hablamos de su religión, islam. Me dijo que en su país la mayoría de las personas son musulmanes. También se sorprendió mucho cuando le dije que yo no practico ninguna religión y que eso en mi país es normal. Tenía una bolsa con unos paquetes extraños así que le pregunté que llevaba. Me mostró las bolsitas de comida, me explicó que los musulmanes solo pueden comer carne Halal, que significa que el animal fue sacrificado en nombre de Alá y degollado. Le pregunté si era difícil encontrar comida Halal y me dijo que en Kirguistán no, pero que acá tiene que viajar a Hamburgo para conseguirla (yo pensaba que en Argentina jamás he visto algo que diga “Halal”). Hablamos mucho, de su país y del mío, de su sociedad y de la mía y de lo que cada una encontraba distinto en Alemania en comparación. Y así de repentino como empezó, terminó cuando me bajé en mi parada, diciendo “chau y muchas gracias”. Fue un encuentro de menos de una hora y sin embargo es uno de los recuerdos más lindos que tengo. El mundo es enorme, me flashea. 

Bueno, hasta acá llegamos por hoy. Dentro de nada subo la segunda parte.

Que lindo verlos de vuelta.

Hasta ahora,

Luna, reina del subterráneo.

 

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ana María Oliva dice:

    Wawwwwwwwwwwww Luna, tu encuentro con la Luna musulmana me recuerda un texto de Hesse sobre la intensidad imborrable de algunos encuentros casuales que nos marcan toda la vida y nos dan alegría. Qué buenos tus relatos, te quieroooo!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Viste? del texto de Hesse no sabía pero me parece tan loco y que lo tengo marcado como “destacado” en mis archivos mentales jajajaja

      Me gusta

  2. María Gabriela Damonte dice:

    Me encanta Luna tu experiencia ……eso es vivir…..sorprendiendote cada dia ….Abrazo gigante …tu profe de Matemática (prohibido poner caras)jajaja…..

    Me gusta

    1. Gaby! que lindo verte por acá! Muchas gracias. Nada de caras! no sabés lo que extraño tus clases, cuando entendía algo (no mucho pero algo jajaja) acá no hay caso jajaja. Abrazo grandeee ❤

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s